jueves, 27 de septiembre de 2012

Estreno documental LA HISTORIA INVISIBLE

La historia invisible
ESTRENO 12 DE OCTUBRE
Gral Roca - Río Negro

Afiche La Historia InvisibleEn el -Trawuleiñ-
Encuentro cultural y artístico mapuche
Festival de los Pueblos Originarios
Jornadas en defensa de la madre tierra.


VIERNES 12-/10
19 hs. ESTRENO y DEBATE–
UnTER local San Juan y Gelonch.

DOMINGO. 14/10
18 hs. PROYECCIÓN Y DEBATE.
Teatro de La Estación.
ORGANIZAN: Equipo de Arte y Comunicación Mapuche- Sur Teatro- Feria Volviendo a las Raíces- Revista Común y Acción- Editorial Kuruf.
Contactos: trawlein@gmail.com T. 0298- 15 4 322319
AUSPICIAN: UNTER LOCAL- EXTENSION UNIVERSITARIA FADECS


La película
Anahí cuenta un sueño, una visión, que en su adolescencia cambió su vida: cuando la bruma del espejo en el que se reflejaba se disipó y pudo reconocer el rostro de su verdadera identidad. Ella es parte del pueblo mapuche diezmado por un Estado que sostuvo el imaginario de que los argentinos descendieron de los barcos, como forma de invisibilizar la existencia de los pueblos que ocupaban el territorio.
La denominada conquista del desierto significó la ofensiva final para desalojar a los pueblos originarios hacia el sur del Río Negro y posteriormente del resto de la Patagonia, con el objetivo de avanzar sobre extensas porciones de tierras, fragmentarlas y comercializarlas. La historia invisible pone en pantalla a los que buscan recuperar un relato largo tiempo negado.
Hoy Anahí sueña con los ojos abiertos. Ella es docente y vive en la ciudad; comparte su experiencia de recuperación de la identidad y la cultura mapuche junto con los otros protagonistas del film -obreros, empleadas, artesanos-.    
¿Quiénes son hoy los mapuches? ¿En dónde viven? ¿Cómo se expresa una identidad ancestral en el cotidiano más allá de los estereotipos y los modelos folklóricos? ¿Cómo es aprender otra lengua madre? Estas son preguntas que los protagonistas se plantean a lo largo del film para demostrar que la historia del país todavía tiene páginas en blanco.
La historia invisible. Algunos protagonistas
Motivación
Formamos parte una generación que tuvo el privilegio de conocer a dos personalidades que no están más con nosotros: Aimé Painé, intérprete y promotora de la cultura mapuche, y el reconocido antropólogo Guillermo Magrassi. Ambos, en los años 80´ iniciaron la divulgación y estudio de esta cultura, para muchos desaparecida. El documental busca tender un puente con los protagonistas del presente que tienen un camino en común.
Fuimos testigos –cuando muy jóvenes- de cómo la última dictadura militar homenajeó el centenario de la conquista del desierto, desplegando un sinnúmero de actividades en los ámbitos escolares. Hoy vemos que a lo largo de los últimos años comienza a desarrollarse otro punto de vista en torno al análisis de lo que es llamado el primer genocidio argentino.
Creemos que la historia tiene múltiples contradicciones y no se desarrolla en forma lineal. Abordamos, en este mar de complejidad, el aspecto más oscuro: cómo se naturalizó en nuestro país a fines del siglo XIX la desintegración del indio. Esta raíz subyace con otros matices en el presente. Veamos pues cómo los protagonistas quiebran los límites para buscar otro horizonte.
La historia invisible fue filmada a lo largo de dos años, se rodó en las provincias de Buenos Aires, La Pampa, Neuquén y Río Negro. El estreno en la ciudad de Gral. Roca marca el inicio  de las proyecciones que continuarán en la ciudad de  Buenos Aires y en el resto del país.
La producción de grupo de boedo films retorna la tradición de estrenar la película en los lugares en que se ha filmado como se hiciera con sus largometrajes anteriores Fantasmas en la Patagonia y Agua de Fuego.
Queremos agradecer a todos los que con su palabra hicieron posible la película. Entre ellos Anahí Meli, Nelson Cayuleo, Lihuenco Leufu Cayuleo Meli, Ayfin Trahienco Mallin Cayuleo Meli, Awcan Contreras, Raúl Godoy, Laura Santillán Huenchufil, Ismael Huenchupán, Margarita Wala, Benedicto Cotaro, Walter Del Rio, Fermina Pichumil, Diana Lenton, Mariano Nagy, Carlos Alejandro Calvo, Emanuel Corihuala, Talleristas de Benedicto Cotaro, Dra. Silvia Ametrano, Arq. Sergio Sampedro, Martín Verlini, Eva Pichumil, Benigna Pichumil, Jaime Carriqueo, Victor Carriqueo, Carri Carriqueo, Facundo, Manuel y Chiara Zohiel, Aidé Huechucura, Cristian y Araceli Carrilaf, Cecilia y Lourdes Quiupan, Raúl Villagrán.


Ficha técnica
Duración / Duration: 80 minutos –2012
Formato / Format: HDV 16:9
Género / Gender: Documental / Documentary

Realización Claudio Remedi Gabriela Jaime Lucas Martelli Oriana Tizziani Horacio Almada
Dirección y producción Claudio Remedi
Dirección de Fotografía Lucas Martelli
Diseño de producción y Montaje Gabriela Jaime
Diseño de Sonido Horacio Almada
Producción en rodaje Oriana Tizziani
Una producción de grupo de boedo films con el apoyo del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales

sábado, 22 de septiembre de 2012

De la compañera Silvia, docente kolla del PTS; la mujer y el marxismo

JUJUY

Debate sobre el origen de nuestra opresión como trabajadoras, estudiantes y mujeres de los pueblos y naciones oprimidas

Fecha: Jueves 20 de septiembre de 2012
Por: Silvia Aramayo
Ver galería de fotos
El pasado jueves 13 realizamos el segundo encuentro del Seminario “La cuestión de la Mujer desde el Marxismo”, en la Facultad de Humanidades. Estudiantes, trabajadoras y trabajadores abordamos el origen histórico y social de la opresión de la mujer, con nuestra compañera Romina Amaya, docente y estudiante de Antropología, que desarrolló la profunda ligazón que tiene nuestra opresión con el origen de la propiedad privada y la sociedad de clases. Para ello recorrimos la historia de las sociedades pasadas, desnaturalizando la idea de que el tipo de familia hoy más conocida y extendida (monogámica y heteroparental), fue la única existente y demostrando que su imposición se inició con la necesidad de perpetuar la propiedad privada a través de la herencia, por linaje paterno. Por esto las mujeres fuimos recluidas al ámbito del hogar, para garantizar la legitimidad de la descendencia, asignándonos un rol principalmente de reproductoras que significó, como bien dijo Engels, “la gran derrota histórica del sexo femenino en todo el mundo”.
Un valioso aporte al debate
Continuamos la jornada con el importante aporte a la reflexión que desarrolló nuestra compañera Silvia Aramayo, docente kolla y militante del PTS, exponiendo las particularidades que este proceso tuvo en América Latina. Silvia, siguiendo el estudio y las contribuciones al tema del historiador trotskista Luis Vitale, destacó que la conquista hispano-lusitana irrumpió la transición hacia a un patriarcado en territorios incaicos y mesoamericanos, que se iba desarrollando por la organización económica y política que iban adoptando. Según Vitale, “cuando los españoles y los portugueses invadieron América, la mayoría de las culturas aborígenes atravesaban un proceso de transición a un patriarcado sui generis, sin existencia de propiedad privada, distinto al régimen patriarcal ya consolidado en Europa. Los conquistadores pudieron imponer su ideología patriarcal porque existía un terreno abonado por las formas de dominación impuestas por las sociedades protoclasistas inca y aztecas.”
A partir de la obtención de un excedente económico en un modo de producción calificado de comunal tributario, el modo incaico azteca de producción fue montando un sistema de centralización y distribución del producto, y esta tarea, recayó en un sector de la sociedad que se fue configurando como parte de una casta privilegiada que administraba el excedente del producto social, que vale aclarar, continuaba bajo una forma de propiedad comunal. Shamanes, caciques, jefes, sacerdotes o militares fueron integrando esta casta que se fue separando de la mayoría de la sociedad sobre la cual recaía el pago de tributos, cuestión que sentó las bases para la formación de un Estado que garantizara el dominio. Según el autor, “en las sociedades inca y azteca el Estado surgió directamente con un sector dominante que no tenía la propiedad privada de los medios de producción, pero que se fue consolidando a través de privilegios en el reparto del excedente, en las guerras de conquista y las tareas militares y de culto.”
A pesar de ello, las mujeres de las actuales nacionalidades oprimidas gozábamos en aquellos tiempos de mayores grados de libertad y protagonismo en todos los aspectos (social, político, económico, sexual, etc.) si los comparamos con el presente y también, en ese mismo momento, comparándolo con la Europa Medieval. La mujer jugaba un rol activo en la producción, en especial en la alfarería o la cestería, con técnicas y procedimientos muy avanzados.
La conquista, disolvió a sangre y fuego la propiedad comunal y aceleró la aparición de la propiedad privada desintegrando las economías locales al reorientarlas hacia la exportación de minerales y materias primas el mercado mundial en gestación. La aparición de la propiedad privada y el estado significó cerrar doblemente nuestras cadenas, enfrentado la opresión como mujeres y como parte de pueblos y naciones avasalladas, a lo que se agregó la explotación capitalista en las minas y plantaciones, alejando a la mujer de su rol preponderante en la producción.
Erróneamente todavía hoy algunos sectores indianistas se ubican desde una abstracta “cosmovisión indígena”, relegándonos nuevamente al papel de madres y esposas. Además, como bien remarcó Silvia, la Iglesia desde entonces jugó un papel importante al imponer durante siglos el mito de la virgen María, símbolo de la mujer entregada y sumisa; la misma institución que en el norte tiene fuerte presencia y sigue difundiendo esta ideología. Nuestro desafío es retomar la real herencia ancestral de nuestras abuelas para romper las cadenas en busca de la verdadera libertad, una pelea que ante el avance del capitalismo en todo el planeta, se plantea de manera mancomunada con los obreros y obreras de la industria, los servicios y el campo, quienes producen la riqueza a diario y son una fuerza social capaz de abrir paso a una nueva sociedad libre de toda opresión y explotación.
Opiniones y desafíos hacia el XXVIII Encuentro de Mujeres
Finalizando el ameno encuentro, luego del debate en grupos, varios compañeros y compañeras tomaron la palabra, como Bety Lucio, presidenta de la comunidad guaraní de Yuto, que contó la lucha que vienen llevando adelante las mujeres por sus tierras. O un joven secundario que destacó la importancia de estudiar el origen de nuestra opresión para comprenderla y combatirla, opresión que también sufrimos las personas LGTB.
Así como el patriarcado tuvo su origen junto a la propiedad privada, destruir la misma en el camino de construir una sociedad sin clases ni explotación nos llevará a liberarnos de todas nuestras cadenas. Porque no somos ni sumisas ni devotas, en el norte queremos seguir organizándonos, por eso también nos estamos preparando para ir al próximo Encuentro Nacional de Mujeres, para difundir nuestras ideas, para debatir y fortalecer el camino de la organización, mostrando el gran ejemplo de lucha de la Comisión de Mujeres del Ingenio La Esperanza ¡Porque queremos ser muchas más las mujeres que nos pongamos de pie por nuestros derechos!
Las esperamos en los siguientes encuentros del Seminario en la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales de la UNJu, para seguir debatiendo y organizándonos hacia el Encuentro Nacional de Mujeres en Posadas.
Jueves 20/9 - 19:30 hs | El trabajo doméstico y la incorporación de las mujeres al trabajo asalariado
Viernes 28/ 9 - 19:30 hs | La experiencia de liberación de la Revolución Rusa y nuestras tareas hoy
Mujer

viernes, 21 de septiembre de 2012

Mapuce abuchean a funcionarios K

http://www.plazademayo.com/2012/09/un-grito-mapuche-contra-el-gobierno-nacional/


Un grito Mapuche contra el gobierno nacional

El presidente del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI), Daniel Fernández, fue abucheado en la audiencia por la reforma del Código Civil y abandonó la sala al grito de “mentiroso”.
“Está diciendo mentiras”. “No sos nuestro hermano”. “No nos representás”. “Yanakona (traidor)”. Fueron algunos de los gritos que se escucharon el jueves en Neuquén, en el marco de las audiencias públicas por la reforma del Código Civil.El destinatario de las acusaciones fue el presidente del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI), Daniel Fernández, máximo funcionario del gobierno nacional en materia de pueblos originarios. Organizaciones indígenas de todo el país, y organismos de derechos humanos, denuncian que el proyecto de Código Civil rebaja de categoría a los derechos indígenas y, advierten, favorece a las industrias extractivas que avanzan sobre territorios ancestrales.
10 minutos y 50 segundos. Es lo que duró la intervención de Fernández en la ciudad de Neuquén, donde se desarrolló la audiencia por la reforma del Código Civil. Le habían precedido dirigentes indígenas y abogados de organizaciones que cuestionaron duramente el proyecto enviado por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.
 “El texto del proyecto es inconstitucional porque contradice el artículo 75 inciso 17 de la Constitución Nacional y los tratados de derechos humanos. La incorporación de la regulación del derecho indígena en el Código Civil en los términos proyectados daría lugar a múltiples inconstitucionalidades”, denunciaron en agosto en un documento conjunto del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), el Observatorio de Derechos Humanos de Pueblos Indígenas (Odhpi), el Grupo de Apoyo Jurídico por el Acceso a la Tierra (Gajat) y la Asociación de Abogados de Derecho Indígena (AADI).
 El 29 de agosto, en la audiencia en el Congreso Nacional, Ignacio Prafil, del Consejo Plurinacional Indígena, había denunciado que “el nuevo Código Civil enviado por la Presidenta será un retroceso enorme para los pueblos originarios. Los derechos ganados en años de lucha por nuestros pueblos, con éste proyecto quedarían reducidos a simples inmuebles rurales”. El Consejo Plurinacional fue acompañado por la Asamblea Permanente de Derechos Humanos (APDH), el Servicio de Paz y Justicia (Serpaj) y las Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora.
Daniel Fernández, del INAI, no acusó recibo de ninguna de las múltiples críticas de diversas organizaciones.
Ante una sala repleta, en la Universidad Nacional del Comahue y con numerosos dirigentes indígenas de Neuquén, el funcionario defendió el proyecto enviado por la Presidenta, remarcó que era “importante que la propiedad comunitaria indígena” esté en el Código Civil e hizo un repaso de las leyes aprobadas durante el kirchnerismo: Ley de Educación Bilingüe, Ley de Medios Audiovisuales (“que tiende a democratizar los medios, otorga participación indígena en el Afsca y legisla sobre el derecho a la comunicación”) y la Ley 26160 (de 2006), que debiera suspender los desalojos indígenas y realizar un relevamiento territorial de comunidades (acción tan atrasada que se debió prorrogar la ley).
Fernández apuntó a los tribunales de primera y segunda instancia por no implementar los derechos indígenas, entre ellos los vigentes en la Constitución Nacional y en el Convenio 169 de la OIT.
 “El gobierno nacional, primero de Néstor Kirchner y ahora de Cristina Fernández, es el único Gobierno que ha sancionado leyes que implementan derechos indígenas (…). Esta inclusión (en el Código Civil) no debe ser visto como una obstrucción, no como una trampa para ver qué derecho puede limitar, sino como un camino progresivo para reconocer e implementar derechos”, dijo el presidente del INAI, en tono de campaña.
Luego abordó la cuestión histórica (recordó que el Código Civil vigente se escribió antes de la Campaña del Desierto) y recordó que la Constitución Nacional de 1994 reconoce derechos indígenas, pero también reconoce el dominio de los recursos naturales a las provincias. “Entonces se complica la cosa. Por eso es que la inclusión en el Código (de la propiedad comunitaria) viene a unificar la legislación en todo el país (…) Esto no se resuelve en la ONU, en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), se resuelve en el ámbito nacional, en las discusión y en la correlación de fuerza social y política para avanzar en la implementación de derechos”.
No fue casual la mención de la ONU y de la CIDH. En ambas instancias internacionales se denunció al Estado Nacional por la violación de derechos de los pueblos indígenas. Incluso esta semana, el martes, la máxima autoridad de Naciones Unidas en materia indígenas (James Anaya) difundió un informe ante el Consejo de Derechos Humanos de ONU. Apuntó a la violación de derechos humanos básicos (salud, alimentación, educación) y a la avanzada territorial de empresarios y de industrias extractivas sobre los pueblos indígenas.
El titular del INAI, que proviene del sindicalismo y que carece de antecedentes en materia indígena, siguió: “Este es un Código con otra mirada. No es la mirada individualista ni privatista, tiene una mirada pluricultural. Este Código reconoce derechos colectivos”, señaló Fernández. Y fue interrumpido por una mujer mapuche: “Está diciendo mentiras”. Hubo varios chiflidos en desaprobación a Fernández.
El funcionario intentó retomar: “Hermanos, con mucho respeto…”.
 Y se volvió a escuchar desde el auditorio: “No nos respetaste”.
Ya nada fue igual.
Fernández prometió que luego de la sanción del nuevo Código Civil se avanzará en la sanción de tres leyes especiales: de propiedad comunitaria indígena, una ley de consulta y participación indígena y en actualizar la Ley 23302 (que creó el INAI).
Recordó que, en el marco del Bicentenario, la Presidenta había firmado un decreto que convocó a una comisión para la reforma del Código Civil y –metió el dedo en la llaga– y argumentó que la participación estuvo dada por el Encuentro Nacional de Organizaciones Territoriales de Pueblos Originarios (Enotpo), donde sobresalen indígenas funcionarios del gobierno nacional (en el INAI y en la Secretaría de Ambiente, entre otros ámbitos oficiales).
“No hubo participación”, gritaron desde el auditorio. “No nos sentimos representados”, acusó otra dirigente mapuche.
Los coordinadores de la audiencia intentaron frenar los gritos, pero ya no pudieron.
Fernández intentó seguir: “Estoy hablando en nombre del Estado Nacional y del Gobierno”. Intentó calmar los ánimos: “Hermanos…”.
Eran múltiples los gritos críticos. Y se escuchó: “No sos hermano”.
El funcionario finalizó su exposición. Hubo algunos aplausos (estaban presentes funcionarios del INAI, dirigentes indígenas que forman parte del Gobierno y otros que adhieren al kirchnerismo), pero también hubo gritos y abucheos.
Fernández de inmediato recorrió el pasillo que llevaba hacia la puerta.
 “Entregador del pueblo”. “La presidente Kirchner manda a mafias como ese”. “Yanakonas”(traidores).
Los gritos de repudio no terminaban. Los coordinadores de la audiencia pidieron silencio. No lo lograron. Y levantaron la audiencia.
Puños en alto de mapuches y un grito: “Marici Weu”, que en idioma mapuche significa “diez veces venceremos”.

En el día mundial contra el fucking FRACKING...muerte al kapital!!!!


El fucking FRACKING



http://www.avkinpivkemapu.com.ar/index.php?option=com_content&task=view&id=3918&Itemid=15
 Neuquen: El suicidio colectivo que expone la hidrofractura en Territorio Mapuche
viernes, 24 de agosto de 2012 
ninia_mapuche_con_petroleo.jpgEl gobierno neuquino nos pretende vender un cuento de riquezas y prosperidad con el desarrollo de los hidrocarburos no convencionales. Pero la gran mayoría de los neuquinos desconoce este nuevo criminal disfrazado de progreso. En la provincia, la empresa petrolera Apache comenzó con la técnica de hidrofractura en la comunidad Mapuche Gelay Ko. Por Kvrvf Nawel
De niño me llamo siempre la tentación de cruzar los ríos de la confluencia neuquina. Los ríos Neuquén y Limay son parte de cada persona de esta ciudad. Su anchura es majestuosa y su profundidad es imponente.
Con mi sobrina de 4 añitos nos paramos en la orilla del rio. Lewfu kuse, lewfu fvca, lewfu vjca zomo, lewfu wece wenxu nos enseñan desde pequeños los mayores mapuce para saludar y mostrar respeto al newen (energía) de la mujer anciana, hombre anciano, mujer joven y hombre joven del río. Cuatro energías que protegen y viven en el lewfv. Nuestros ancestros mapuche caminaron por estos lugares y protegieron ésta fuerza que nutre la vida de todos los seres. En los ojitos de la pequeña puedo observar la emoción que genera cada río en las personitas y sus ansias de zambullirse libremente. Me mira y sin decirlo, su sonrisita me invade de un sentimiento visceral que obliga a cualquier persona que piensa en sus hijos a no quedarse quieto.
El gobierno de Neuquén persiste en avanzar con la explotación de hidrocarburos no convencionales. Con antecedentes en el mundo entero que causan pánico, el gobernador Jorge Sapag, del Movimiento Popular Neuquino, pretende sacrificar los ríos de Neuquén por un “desarrollo” que no dejara más que desastre y contaminación.
La denominación de “hidrocarburos no convencionales” (gas y petróleo) se debe a que dichos minerales se encuentran en rocas compactas y a una profundidad que supera a las formaciones que reservan los “convencionales”.
La técnica para la extracción es diferente a la explotación convencional. La perforación es vertical hasta una profundidad que supera los 5000 metros y luego horizontal por otros 2000 metros, atravesando napas y diversas formaciones.
Son extraídos a través de la “hidrofractura” o “fracking”. La hidrofractura es un sismo subterráneo producido por medio de explosiones. Se utiliza una gigantesca cantidad de agua dulce junto a una mezcla de 203 productos químicos que contiene “inhibidores de corrosión”, “gelificantes”, “complementos biácidos”, “demulsificantes espesantes” para generar la presión necesaria que rompe la roca que contiene los minerales.
Cada excavación necesita, en promedio, 30 millones de litros de agua, lo que es igual a la cantidad que consume una población de 80.000 habitantes por día. Por cada fractura se vuelven a utilizar otros 30 millones de litros, pero nuevos. Y según los especialistas, un pozo se puede hidrofracturar hasta 18 veces utilizando un total de 540 millones de litros de agua dulce. Los minerales se chupan por los tubos y con suerte, un porcentaje de los químicos y elementos radioactivos vuelven a la superficie, mientras que la mayoría son absorbidos por las napas subterráneas. Los desechos tóxicos se vierten en piletas de almacenamiento a cielo abierto donde se disipan en el aire y se convierten en gases altamente nocivos para el ambiente.
En la provincia de Neuquén, la empresa petrolera Apache comenzó con la técnica de hidrofractura en la comunidad mapuche Gelay Ko. El gobierno neuquino otorgo la concesión a la compañía norteamericana sin el consentimiento de la comunidad originaria. De la misma manera hizo lo suyo YPF. Las dos empresas operan en la formación geológica denominada “Vaca Muerta”, territorio donde viven 17 comunidades Mapuce.
¿De dónde sacan las compañías los millones y millones de litros de agua?
Es una pregunta que el gobierno neuquino se atraganta ante cada respuesta. Hace unos días encontró otra que los hace transpirar como testigo falso. El decreto 1483/12 ordena a las empresas utilizar solo agua de ríos, lagos y acuíferos superficiales, mientras que no podrán usar agua proveniente de las napas subterráneas, según dicen, para resguardar el ambiente y la salud.
La realidad no muestra resultados positivos de controles para creer en el decreto provincial y confiar en el resguardo ambiental del gobierno. Es un hecho que las napas de agua subterráneas son alcanzadas por componentes tóxicos, químicos y radiactivos y no existe forma de controlar esa contaminación como no hay manera de cosechar peras en un olmo.
No hay que ser demasiado inteligente para darse cuenta que este decreto es un absurdo que no tiene otro objetivo más que acallar las voces que alertan sobre esta técnica destructiva.
Lo que expone la hidrofractura es la imposición de un modelo de vida basado en la destrucción y la miseria. Para el gobierno neuquino no existen otras formas de concebir el mundo que no sea explotándolo y generar riquezas para unos pocos. Escuelas sin maestros y maestros sin escuelas. Trabajadores con salarios indignos. Comunidades mapuce empobrecidas y un sinfín de ejemplos que dan cuenta de la farsa del cuento petrolero de riqueza y prosperidad. Y las consecuencias nocivas que deja ese modelo pretenden esconderlas debajo de la alfombra o para ser más concreto, debajo de la tierra neuquina.
El gobierno neuquino trabaja a diario para garantizar la seguridad jurídica de las empresas petroleras. La promesa: desarrollo para los próximos cincuenta años con minerales que se acaban en menos de dos décadas. Pero ¿quién resguarda nuestros ríos?, ¿quien se ocupa de la seguridad ambiental de los neuquinos?
Y usted lector que tiene hijos, sobrinos y nietos, ¿está seguro que ellos podrán disfrutar de los ríos Neuquén y Limay de la misma manera que usted lo hizo de pequeño?