martes, 31 de julio de 2012

Aclaraciones necesarias respecto al rol del clase obrera en la lucha contra el sistema de explotación capitalista y toda forma de opresión incluyendo la opresión nacional y la colonialidad cultural:


Podemos luchar, pero necesitamos vencer.

 


A raíz de un debate en el fb

PARTE I

Sobre la estrategia*:

1- La forma fundamental en que se da la explotación capitalista y en que descansa el poder la burguesía y su forma política que es el estado capitalista, es la extracción de plusvalía del trabajo ajeno.

2- Considerando tal cuestión, historia de lucha de clases mediante, llegamos a la conclusión de que es la clase trabajadora que maneja los principales medios de producción la que posee la herramienta capaz de poner fin a ese mismo sistema de explotación para crear sobre nuevas bases una sociedad sin clases ni opresión.

3- Hegemonía obrera: los troskystas consideramos que entre los pobres hay sectores mas oprimidos que otros. Son los trabajadores campesinos, los inmigrantes, las mujeres trabajadoras, los tercerizados, precarizados, peores pagos, sin sindicalización, etc. En ese mismo espectro se encuentra el caso de los pueblos originarios,  en los cuales la explotación capitalista puede expresarse en la situación de campesino pobre compitiendo de manera desigual con la producción latifundista según las reglas del mercado capitalista exterior a la forma de producción de las comunidades, o bien como originario proletarizado en las ciudades (sobre esto hay un buen análisis acá y acá). Al objetivo y la práctica de construcción de organizaciones de la clase obrera que tome como suyas las demandas de los sectores mas pobres y oprimidos de la sociedad es a lo que le llamamos hegemonía obrera (sobre esto también leer acá).

 4_ La opresión nacional: sobre las naciones originarias recae además otro tipo específico de opresión que es la opresión nacional a la cual se plantea como oposición el derecho de autodeterminación. La principal herramienta de esa opresión es la negación de la existencia del derecho de la nación oprimida no sólo sobre el territorio ancestral sino también al que ha quedado reducido.
Ahora bien, esta opresión no puede tener sólo un valor moral, es decir , no puede reducirse la explicación de esta opresión a alguna especie de necesidad infundada de deseo de poder de una nación sobre otra o de un estado sobre una o varias naciones, sino que se explica por la necesidad económica de la clase gobernante, es decir la burguesía, de querer mantener el dominio económico estructural sobre esas áreas.
Los derechos políticos negados a esa nación se debe a lo mismo, ya que el principal derecho político negado a las nacionalidades oprimidas es la soberanía sobre el territorio, cualquier derecho político de representación que materialmente significare una  pérdida o un mal negocio para los capitalistas (observando la relación de fuerzas del caso) es negado tajantemente, esto lo vemos hasta en el caso de un estado capitalista dirigido por un indígena.


 La colonialidad y el falso dilema originario-occidental:

5- La colonialidad: La opresión de las nacionalidades oprimidas no puede caer dentro del rótulo homogeneizante y categórico en definir a los pueblos originarios como una clase trabajadora o campesina sin tener en cuenta la especificidad de la opresión nacional y cultural que pesa sobre aquellas. La opresión nacional y la colonialidad no puede ser reducida a una cuestión de clase. La discusión de la relación entre la cuestión nacional y la cuestión de clase abordada por Trostky se puede leer acá. Aún si Trostky no lo dijera sería necesario que lleguemos a esa conclusión.
Entiendo por colonialidad una manera específica de opresión que se vive subjetivamente (ya que se da principalmente en el plano ideológico) como racismo, discriminación, e inferioridad de condiciones incluso con respecto a aquellxs que en términos económicos son iguales.


6-Mecanismo de la colonialidad: la colonialidad cultural es parte de los mecanismos fundamentales de dominio de la burguesía que implementa principalmente a través de las instituciones estatales y todos los medios que tiene a su favor para difundir ciertas ideas, en este caso nos estamos refiriendo principalmente a las ideas de superioridad racial y patriotismo conjuntamente con la utilización de falacias como el “progreso”, la “unidad nacional” y un largo etc.. El objetivo de la colonialidad es múltiple y no sólo implementa la opresión sobre las naciones originarias sino que sirve para sostener la idea ilusoria de identidad de intereses de lxs trabajadores con la burguesía en un único y sólo proyecto nacional. La colonialidad se implementa principalmente a través de los símbolos patrios y los discursos y rituales nacionalistas. El sentimiento de patriotismo a su vez se expresa en la negación de la nación oprimida en tanto pertenecería a un estadio inferior de la historia y si ésta no acepta someterse a tal violencia, se la ve como un obstáculo para el “progreso”.

Conclusión provisoria:

Hay que invertir la idea predominante en la ideología indigenista de que la colonialidad es la causa de la opresión nacional, sino que es la opresión nacional entendida en términos político-económicos sobre la cual descansa la opresión colonial. De la simple relación entre estas ideas se deriva el debate de estrategias con el cual nos propongamos conquistar la autoderminación[1].
También hay que poner un coto a la falsa oposición intereses de los pueblos originarios Vs intereses occidentales, ya que como vimos los intereses "occidentales" son aquellxs ideologías impuestas a los sectores explotados y oprimidos para conciliar los intereses de clase creando divisiones y fronteras ficticias entre lxs mas oprimidxs.  El marxismo por otra parte pretende la liberación de la humanidad toda.

 Debate con un amigo indigenista:


En esta oportunidad el debate comenzó con la publicación de la siguiente cita:


El movimiento que libere al pueblo mapuche no puede calificarse de comunista o socialista, debe ser un movimiento de carácter étnico unificador del pueblo (...) El marxismo es una concepción científica, y el pueblo mapuche no puede así profesarlo. Es incompatible con la cultura en general del mapuche que rinde tributo a espíritus, animales y fuerzas sobrenaturales. Aunque muchos mapuche son comunistas o socialistas.

( Ayllapan & Munizaga, 1971:62)

Mi interlocutor me contó que esta cita es del Libro Escucha Wigka, que he leído muy poco mientras charlaba con algún amigxs y/o lamgen guluce ya que en Pwel Mapu la producción y publicación respecto al tema son escasas pero ya estoy en trámites de que me envíen uno de Gulumapu. Sabemos que la relación entre la lucha y lxs luchadorxs mapuce y la izquierda chilena no ha sido del todo feliz por causas que no analizaremos aquí pero que es importante tener en cuenta ya que da lugar a una generalización de las corrientes de izquierda y/o marxistas:

-          Toda la izquierda es igual.
-          La izquierda es como el capitalismo un pensamiento occidental y por lo tanto es también colonial.
-          La izquierda quiere aprovecharse de nuestra lucha.
-          La izquierda nos niega como pueblo-nación distinto.

Pero voy a empezar por la cita:

El movimiento que libere al pueblo mapuche”: pensar en términos de que habrá un movimiento que libere a otro es un tanto paternalista, tanto si lo plantea el oprimido como el emancipador. En sentido estricto nadie liberará al pueblo mapuce si nosotros mismos no damos una pelea por nuestros propios derechos (cómo y en alianza con quién y contra qué o quién es la cuestión).

Debe ser un movimiento de carácter étnico unificador del pueblo”: me pregunto o más bien pregunto a mi interlocutor: ¿Qué resultado puede obtener un movimiento sólo de carácter étnico? En rigor, la organización como pueblo es una premisa fundamental para que se de la lucha por la autodeterminación y contra la opresión colonial. No hay contradicción alguna con el marxismo.

El marxismo es una concepción científica”: apelando una dialéctica rudimentaria podemos decir sí y no. Es una ciencia en el aspecto de que saca conclusiones a partir de la historia para analizarla y actuar en ella para transformarla y no es una ciencia en el sentido de que no puede preveer en forma absoluta ni hacer futurismo ni aplicarse  mecánicamente como receta o método a todas las situaciones, países y pueblos por igual. Una explicación sobre el carácter del marxismo como teoría se puede leer acá, indispensable para pasar al siguiente análisis.

El marxismo es una concepción científica, y el pueblo mapuche no puede así profesarlo.”: ¡¿Qué decir?! Cualquier marxista que profesare el marxismo sería bastante poco marxista. El marxismo no es una religión ni un conjunto de preceptos ciegos como puede llegar a ser visto debido a lo precipitado de ciertos movimientos “revolucionarios” que pretenden llevarlo a la práctica en todo lugar y momento independiente de las circunstancias y de la madurez de las condiciones objetivas para determinadas acciones: las que basan su estrategia en la acción directa o el terrorismo individual.  La paciencia es una de las virtudes de lxs revolucionarixs. Si se tiene en cuenta lo leído en el link anterior, no hay ninguna contradicción entre ser mapuce y ser marxista.

Es incompatible con la cultura en general del mapuche que rinde tributo a espíritus, animales y fuerzas sobrenaturales”: ya dijimos que nadie debería “profesar” el marxismo. Cuando alguien hace objetiva su propia creencia o la de su pueblo está dejando de creer en ella y volverlo a hacer sería una operación forzada. Una perspectiva revolucionaria debe llevar intrínsecamente la defensa del derecho al libre ejercicio de la cultura, pero defender por eso la religión en sí misma, es una cuestión distinta. Ayer me preguntaba una compañera qué pensaba sobre ciertas prácticas violentas que se dan en algunos pueblos originarios, le contesté que ninguna nación tiene derecho a intervenir sobre las prácticas culturales de otra, porque eso sería una acción colonialista, pero que sin embargo eso no es contrapuesto a tener una posición valorativa al respecto. Lo que debe resaltar aquí es que cada pueblo tiene derecho a decidir por sí mismo en todos los ámbitos que hacen a su vida social y si hay necesidad de cambiarlos es el propio pueblo el que debe proponerlo y llevarlo a cabo. Pero mientras el colonialismo siga existiendo la tendencia a la conservación de las prácticas culturales religiosas es la opuesta, es decir, de conservación de las mismas.
Un mapuce que fuera marxista evidentemente no sería religioso, pero el argumento que subyace de fondo aquí es que “todo el pueblo mapuce tendría que convertirse al troskysmo” por ejemplo, lo cual es falso, esta es una cuestión que no se puede preveer hoy de antemano pero me atrevo a adelantar que todos aquellxs dirigentes y líderes sobre todo los universitarios que han objetivado su propia historia como mapuce tenderán mas a la búsqueda de
explicaciones materialistas y no sobrenaturales. El propio mapuce que habla de su cultura diciendo o compartiendo el argumento “rindo culto a seres sobrenaturales”, de hecho por la operación racional conciente que ha realizado ya no está creyendo, en un sentido propio del término. Por otra parte no toda la pobación, sea de  la nacionalidad que sea, es marxista a la hora de una insurrección ni lo será después. 

Aunque muchos mapuche son comunistas o socialistas”: ciertas corrientes comunitas principalmente el estalinismo han tenido un ruin papel en la historia de la humanidad y también el “””socialismo””” en Chile a través del PC, el PS y la DC, la Concertación, entre otros, allá lo sabrán mejor que yo. Sin ir más lejos, querer apropiarse de la lucha mapuce es lo que hizo Camila Vallejos el año pasado sacándose una foto con la wenu foye de manera totalmente demagógica perteneciendo a una corriente que nos ha negado siempre como pueblo reduciéndonos al lugar de campesinos, usándonos como escudo para desviar la atención de su rol conciliador con el gobierno y traidor de las bases estudiantiles que gritaban educación gratuita. Me gustaría poder decir “muchos mapuce son troskystas y defienden cada vez con más fervor la causa del pueblo mapuce”.

En lo inmediato, la necesidad es abrir un diálogo fraternal entre las corrientes que estamos dando la pelea por la emergencia del troskysmo con las organizaciones, dirigentes y la intelectualidad mapuce. Aquellxs prestos invitados.



Fey ka mvten



*Los primeros dos puntos son cuestiones en las cuales no me voy a detener porque hay abundante bibliografía al respecto y sería inabarcable a los fines de  este debate particular. Sobre las particularidades del desarrollo de una alianza profundizaré en la siguiente oportunidad.
[1]Este aspecto será abordado en un próximo post.






domingo, 29 de julio de 2012

¿QUÉ ES LA CONSULTA DE EVO MORALES SOBRE LA CARRETERA DEL TIPNIS?


LA CONSULTA QUE LANZÓ EL GOBIERNO DE EVO MORALES SOBRE LA CONSTRUCCIÓN DE LA CARRETERA QUE AFECTARÍA A LOS PUEBLOS DEL TIPNIS ES RECHAZADA POR LA MAYORÍA DE LAS ORGANIZACIONES Y DIRIGENTES LEGÍTIMOS DE ESOS PUEBLOS. NO SÓLO ESO SINO QUE LA CONSULTA APELA A LAS NECESIDADES MAS SENTIDAS DE LAS COMUNIDADES EN TORNO A OTROS TEMAS IRRESUELTOS POR EL ESTADO EN MATERIA DE SALUD, EDUCACIÓN, ALIMENTACIÓN Y EL CUIDADO DE LOS TERRITORIOS INDÍGENAS. LA CONSULTA ES UNA COMPLETA EXTORSIÓN.